Diseño y Diagramación: María Laura Linares Frailán

viernes, 22 de mayo de 2015

Antonio Nicolás Briceño un Ciudadano de la Ilustración


Antonio  Nicolás Briceño un ciudadano  de la Ilustración
Pedro Frailán (*)
Rondaba el año de 1782  justamente cinco años antes que las Provincias unidas de Tierra de Gracias, se integraran en unidad política, que nos unificaría para siempre como Venezuela. Se trataba de la creación de la Real Cedula de la Capitanía General de Venezuela, decretada por Carlos III. Mirando esta fecha (8 de septiembre de 1777) y este documento fundacional es cuando Mario Briceño Iragorry se atreve a afirmar en los; “Tapices de Historia Patria”, que este día, “es el día de la venezolanidad”.
Si observamos en el contexto mundial, las ideas de la ilustración estaban en su plana efervescencia, el universo  cambiaba  producto  de una nueva concepción de vida. Que reclamaba  más  justicia  y equilibrio, es por ello, que el canto cosmopolita a poco tiempo en la Revolución Francesa seria; la Igualdad, la fraternidad y la libertad.  
Mientras esto sucedía a nivel universal,  en Venezuela se lograba la consolidación, de cuatro grades instituciones políticas  coloniales fundamentales: la Real intendencia de Ejército, La Real Capitanía General de Venezuela, la Real Audiencia, el Real Consulado.  En este espacio de 15 años, una generación de venezolanos, reconocidos en nuestra historiografía como los blancos criollos, nacían  crecía y se desarrollaban en un ambiente transformador.
Para este momento ya habían nacidos hombres como: Francisco de Miranda, Juan Germán Roscio, Simón Rodríguez, José María España, Manuel Gual, entre otros tanto. Pero en camino, no muy lejano vendrían, Andrés Bello, el propio Antonio Nicolás Briceño y al año siguiente Simón Bolívar.
  Un 29 de abril de 1782 en un pueblo, de suelo montañoso dice Américo Briceño Valero en “Geografía del Estado Trujillo”,  parafraseando al Dr. Alfredo Jahn,  nos trae la siguiente descripción. “Desde la cumbre del páramo Tomón, en una especie de anfiteatro formado por montes azules de caprichosas perfilaciones, sobre un cielo claro y diáfano, se ve el pueblecito andino, con dos torres de su templo parroquial”…. 331. Llamada Mendoza Alta, Mendoza Fría, hoy Mendoza del Valle del Momboy.
 En ese lugar y en este día Nació, Antonio Nicolás Briceño, quien años más adelante, en teatro personificara magistralmente la figura del diablo, luego sería un prestigioso jurista, parlamentario, militar en su etapa final a los 31 años, su vida se marco como; héroe de la independencia y mártir.

  

 Tomando algunos rasgo biográficos: del Doctor Antonio Nicolás Briceño,  se puede decir que: fue un trujillano que vivió los cambios de la historia de Venezuela, en los procesos de la pre independencia y parte de la independencia, donde cumplió una labor fundamental, primero como parlamentario y después como militar, dos formas de vida completamente distintas.
Provenía de la familia Briceño de Arévalo de la región Extremadura  de España, que llegaron a las provincias unidas de Tierra de Gracia y se radicaron en Trujillo, Barinas y Caracas. Incluso se pensó llamarle Sancho como el viejo conquistador, Sancho Antonio en memoria de su abuelo. “En la serie de los Sanchos  venía alternando como segundo nombre el de Antonio, hasta reunirse y concretarse con el  binomio de Antonio Nicolás Briceño, nacido en este año y por muchos conocido con el remoquete del diablo” (1956:8).  Su formación académica la realizó en el seminario de San Buenaventura de Mérida (Hoy la  Universidad de Los Andes) en donde estudió filosofía, cátedra dictada por su fundador Dr. Cristóbal Mendoza. Después prosiguió los estudios en Caracas, en la Real Universidad Pontificia y  luego obtuvo el título de abogado por la Real Audiencia de Bogotá.
  En   los sucesos del movimiento de Gual y España en 1777 conocida como la Conspiración  marcaron su destino.  Sobre todo la vida los hechos y la forma como moriría, José María España,  con tanta crueldad, falta de misericordia y justicia, que fue castigado  por parte del régimen déspota que aplicaba la corona. 
Quien iba a pensar por ese tiempo, que en el ocaso de la  vida de Antonio Nicolás Briceño, iba a ser tan parecida a la de José María. Aunque  acciones como éstas le aumentaban las ansias de libertad, por muy poderoso que fuera el trono de monarquía absoluta.
En el escenario político fue considerado como un brillante orador, en muchas oportunidades, siendo parlamentario, polemizó con legisladores como: Franco de Miranda, Ramón Ignacio Méndez, Luís Ignacio Mendoza, fue uno de los diputados más destacados de Histórico Congreso Constituyente de 1811.
 El parlamento más heroico, autónomo, con criterio propio, valiente, amante y seguidor los de aires de la libertad, de la justicia y  la fraternidad. Que  Iberoamérica  y Venezuela, haya conocido  en toda  vida republicana.
  (Quiera Dios y la divina providencia, que en este año 2015, a los 214 años de vida legislativa venezolana,  este nuevo parlamento que vamos a elegir prontamente, tengo algunos rasgos y valores políticos como  el de 1811)
 Antonio Nicolás Briceño en el ejercicio del derecho se enfrentó con Bolívar. Comprendió el sistema federal, el cual defendió, criticó la composición parlamentaria, diciendo que no era posible que de los 44 diputados del Congreso  de 1811, 24 fueran de la provincia de Caracas rompiendo así con el principio federalista.
La vida que más, se ha difundido ha sido la del recio militar que fue la más corta y trágica. Pero sin duda alguna,  fue un parlamentario claro, vertical y visionario con  los planteamientos que necesitaba la naciente república. A este personaje tenemos que reconocerle su vida civil que fue la mayor, jurista e insisto en la parlamentaria.
Fue miembro de un Congreso, que si supo interpretar la separación de los poderes y manejarse  con autonomía, para fundar el Estado, la república y la patria que hoy hemos heredado. 
Claro está, con diputados del prestigio de: Miranda, Ramón Ignacio Méndez, Miguel Peña, Juan Germán Roscio, Francisco Javier Yanes  entre otros. Hombres que con verdadero pensamiento independentista, hicieron que el Congreso consolidara la nación  y uno de estos hombres más destacados Antonio Nicolás, quien más adelante fuera postulado para presidir el segundo triunvirato.
  Es de destacar que este  Congreso de 1811 se constituyo representando a todos estamentos de la sociedad colonial como: hacendados y agricultores, mantuanos, comerciantes, militares, el clero, los letrados y profesionales del derecho conformados por: por Juan Germán Roscio (el ideólogo del proyecto republicano), Francisco Javier Yanes, Felipe Fermín Paul, Mariano de la Cova,  Antonio Nicolás Briceño,   Manuel A ntonio Palacio Fajardo y finalente los pardos representados en Gabriel Pérez de Pagolo. Como podemos observar en su mayoría era hombres civiles. Es por ello que la república es proyecto civilista.  Firmantes del acta de la independencia.
Este Congreso termino sus sesiones el 6 de abril  de 1812, ante el avance de la reacción española, conducido por Domingo Monteverde, Antonio Nicolás decide alinearse en las tropas realistas. Después de la capitulación de Miranda y como es obvio la caída de la Primera República,  Sale el 1 de agosto de 1812 de Venezuela a Curazao después a Cartagena de Indias.
Consiguió apoyo y recursos del gobierno le fue conferido el titulo de Coronel, avanza hacia San José de Cúcuta, se alberga por unos días en el cuartel General de Bolívar. Decidió ingresar a Venezuela por su propia cuenta, no estuvo de acuerdo con los convenios suscritos en la guerra.
Avanzó hacia la Villa de San Cristóbal, continuo a Guasdualito, acampo en un hato realista, cuando inicia su avanzada hacia la montaña. Lo atacan,  y lo hacen prisionero el 15 de mayo de 1813. Lo llevan a Barinas lo entregan al Jefe español Antonio Tizcar teniente de Monteverde.  Justamente un mes después el 15  de junio lo pasaron por armas en Barinas.      
Un hombre que conoció la derrota pero  no doblegó, ¿por qué?, porque tenía, en un ideal, poseía valores, éticos, morales, creía, en la justicia, en la libertad, a cualquier precio. Por encima  de su propia vida, de sus semejantes, su esposa Dolores e hijas así lo demuestran el encuentro epistolar entre ellos en el mes que estuvo cautiverio.
En el transcurso de su vida supo pedir perdón, así quedó demostrado  en su última epístola que le envió a  Dolores e hijas donde manifiesta el orgullo por su conducta sabía, que con el tiempo  su dignidad lo reivindicaría, inmortalizándolo.
¿Qué hacer hoy, con el patrimonio de pensamiento y acción de Antonio Nicolás Briceño?
Hay hombres que prevalecen en  el tiempo, tenemos que dejar de desempolvarlo en cada onomástico. Su casa natal se debe fundar la cátedra abierta  Antonio Nicolás Briceño. Promovida por la alcaldía y otras instituciones.
Existe una buena bibliografía con respecto a este personaje entre ellos: Lección y sentido de Mario Briceño Iragorry, El Diablo Briceño de Mario Briceño Perozo. Biografías Trujillanas de Pedro D Santiago. Próceres Trujillanos de Vicente Dávila. Las Memorias del Congreso de 1811. Tomo I y II. Editados por el antiguo Congreso entre otros documentos. Los 42 Firmantes del Acta de Independencia de Venezuela de Ramón Urdaneta Bocanegra.
Además esta Cátedra debe recordar a otros personajes y lugares hoy hago mención al Padre Antonio Rosario. Recientemente al Dr. Pedro Viera Aura Briceño Monreal, de esta histórica Parroquia.   Que progresivamente se está convirtiendo en una parroquia universitaria, aquí la Universidad Valle del Momboy  construye su sede. 
 Esta fecha es eterna para los trujillanos y en especial a los mendocinos, tenemos mirar a este hombre de provincia, que desde su lugar más intimo. Su obra marco la historia contemporánea de Venezuela. Como otros hombres  de las riveras del Valle del Momboy.
Antonio Nicolás Briceño a los 233 años de su natalicio, es símbolo de inspiración para el tiempo. Eso no queda de su parte, sino de nosotros. Él ya cumplió con la patria, ahora nos corresponde a nosotros, cumplir con ella,
Muchas Gracias.
Mendoza del Valle del Momboy 29 de Junio de 2015.

Pedro Frailán Orador de Orden en los 233 años del Natalicio de Antonio Nicolás Briceño.
Bibliografía.
BRICEÑO IRAGORRY, Mario.  Lección y Sentido en Antonio Nicolás Briceño. Artes Gráficas. El Noticiero. Zaragoza. 1964
BRICEÑO PEROZO, Mario. El Diablo Briceño. Gráficas Armitano. Caracas. 1982.
BRICEÑO VALERO. Américo. Geografía del Estado Trujillo. 2da. Edición 1972.
DÁVILA, Vicente. Próceres Trujillanos. Imprenta Bolívar. Caracas. 1921.
URDANETA,  Ramón. Los 42 Firmantes del Acta de Independencia de Venezuela. Academia Nacional de la Historia. Caracas. 2011




miércoles, 5 de marzo de 2014

Una Mirada a Betijoque, Carache y Niquitao de 1813



Trujillo a través del tiempo
Una Mirada a  Betijoque, Carache y Niquitao de 1813
Pedro Frailan (*)
El Doctor Ramón Urdaneta Bocanegra, uno de nuestros más connotados historiadores trujillanos, para el año de 1963 publicó un libro titulado Betijoque, Carache, Niquitao. Episodios Sangrientos de la Guerra a Muerte. Justamente hace cincuenta años se cumplían ciento cincuenta años de hechos de gran importancia para la vida republicana de Venezuela que acontecieron aquí en Trujillo y que son una huella para la historia nacional, se trata de las tres batallas desarrolladas en estos lugares, más entre ellos Ponemesa, Agua de Obispo y Niquitao.
Otro suceso de gran importancia de la historia independentista el pronunciamiento del Decreto de la Guerra a Muerte en  la ciudad de Trujillo en año de 1813. Para unos, en vez de decreto es proclama, aunque la historia lo reconoce como el decreto. En este año del 2013 se están cumpliendo doscientos años de estas acciones que contribuyeron a fundar la república. Ramón Urdaneta en este libro describe cada  una de estas batallas; la primera de ellas, la de Ponemesa en Betijoque, un lugar histórico completamente abandonado, propicio esta fecha para su rescate y conservación.
Luego, la presencia del Brigadier General Simón Bolívar en Trujillo para el Decreto, es el segundo documente bolivariano después del Manifiesto de Cartagena. Después, vendría Agua de Obispo en Carache, donde una de las figuras más resaltantes de esta confrontación fue Anastasio Girardot. Posteriormente, vendría el encuentro de dos grandes de la independencia José Félix Rivas y Rafael Urdaneta, el lugar Niquitao, Vicente Campo Elías. Según Ramón Urdaneta, Bolívar calificó esta batalla como: “la jornada gloriosa de Niquitao”, como una de las más importantes de la campaña admirable.
 Simón Bolívar permanece dos días en Boconó y lo bautizó como el jardín de Venezuela. Trujillo, es de gran relevancia para la historia nacional, estas jornadas  marcaron la campaña occidental. A partir de esta etapa un grupo de trujillanos se van a destacar en el ámbito militar y patriota, entre ellos Cruz Carrillo, Andrés Linares, Manuel Vicente Cegarra, Pedro Miguel Chipía. Aquí también participó el Dr. Andrés Narvarte, en esa oportunidad como Gobernador de la provincia, al pasar el tiempo se convirtió en Presidente de Venezuela, en el tiempo de la Revolución de las Reformas. Un libro bien ameno del Dr. Urdaneta, ¡claro!, un historiador mayor.
(*) pfrailan@hotmail.com.

El periodismo del gueno en la memoria valerana.



Trujillo a través del tiempo
                El periodismo del  gueno en la memoria valerana.
Pedro Frailán (*)
Recientemente Francisco Graterol Vargas publicó un libro titulado La Vida es una Escuela Periodismo del Güeno. Esta obra certifica en la memoria valerana una cultura de hacer periodismo hace aproximadamente unas tres o cuatro décadas, con dos instituciones radiales como lo fueron Radio Valera la 1230 AM y Radio Turismo la 970 AM. La primera su noticiero estelar era El Informador 1230, mientras que la emisora de la avenida Bolívar era Radio Informando. Las emisoras salían a los distintos lugares de la ciudad a recoger la información más destacada y la más inmediata.
La emisora de la avenida 10 lo hacía con las valmóviles y Radio Turismo, con los pájaros amarillos, que eran automóviles equipados para trasmitir la información, por lo general rústicos. Francisco describe todo este proceso de llevar la noticia a los oyentes, pero con la gran diferencia que no es sólo una descripción de los hechos, sino una narración cargada de humor. Así, como de vivencias particulares y colectivas, lo permite que el texto sea libre agradable espontaneo, además está acompañado de una serie de caricaturas en cada crónica.
Graterol Vargas, como un buen periodista icono de este arte, oficio y profesión en Trujillo, nos refresca la memoria deportiva del beisbol profesional de la desaparecida liga de verano del occidente del país. En donde nuestro estado tuvo la participación con los Proletarios, inclusive campeones de la primera temporada y sus jugadores, entren ellos Oswaldo Guillen. Nos recuerda figuras políticas como Pedro Pablo Aguilar, Luís Mazarri; vivencias fuera del país como en Cuba, con el líder de la revolución del 58 Fidel Castro, Luis Aparicio, entre otros.
En la literatura Trujillana Antonio Pérez Carmona inmortalizo la bella Paula precisamente con novela de este mismo nombre. Francisco, nos da a conocer de esta mujer, pero no como un personaje de ficción literaria sino con una crónica real, una mujer que le gustaba hacer política en plena polarización internacional USA–URRSS. La Vida es una Escuela, es un anecdotario de la historia reciente de Valera en el mundo del periodismo,  que cada día cobra mayor vigencia. Que se hace día a día, como debe ser con periodismo de altura, por cierto un titulo de una de sus vivencias que recomiendo leer.
(*) pfrailan@hotmail.com

Trujillo Virgen de la Paz religión, mito y arte.



Trujillo a través del tiempo
Trujillo Virgen la Paz religión, mito y tradición
Pedro  Frailán(*)
La ciudad de Trujillo a lo largo del tiempo encierra un  mosaico de secretos desde su fundación, sus lugares, sus nombres, sus personajes, sus hechos históricos coloniales y republicanos. En su última  y definitiva mudanza se bautiza con el nombre Trujillo de Nuestra Señora de la Paz, por allá en el 1570,  desde ese momento ha sido la guardiana y protectora de la ciudad, su advocación nació en la época medieval; precisamente, en la ciudad de Toledo calmo la guerra y trajo la paz.
Aquí en Trujillo también ha visto jurarse la guerra pero ha logrado atestiguar la paz. Luego vio su casa arder, cuando lo pleitos políticos irracionales entre los ponchos y los lagartijos en 1899 incendiaron la catedral, de nuevo regreso la tranquilidad. Con todo este tiempo se ha consagrado al pequeño Trujillo como la Tierra de María Santísima, así la divinizo Mario Briceño Iragorry en  Mi infancia y mi pueblo. Nuestra excelsa patrona es mágica siempre virginal y adolecente.
La fe por la  virgen, es mítica. Lo digo por la creencia de sus habitantes ante la Peña de la Virgen  entre cuevas,  ella desde ahí custodia la ciudad que esta al pie. Son muchos los comentarios con relación a este dogma que el tiempo lo ha convertido en una tradición. Para unos es la virgen del rosario, para otros la virgen de la paz; sea cual sea la advocación, la fe de Trujillo es expuesta en ella. Lo confirman las reliquias, las visitas, es la virgen de los estudiantes. Mito o no, está la fe.
Para diciembre de 1983 se inauguró el monumento la virgen de la Paz, por el Presidente Luis Herrera Campins, junto a la gobernadora Dora Maldonado. Una creación artística de Manuel de Fuente. Convirtiéndose en uno de los grandes monumentos arquitectónicos de Venezuela, hoy en día es un ícono. Un valor de la identidad trujillana en honor a la patrona de los trujillanos. Es tan grandiosa la virgen que su imagen  día a día nos recuerda que es mosaico íntimo  de religión mito y arte.

(*) pfrailan@hotmail.com