Diseño y Diagramación: María Laura Linares Frailán

miércoles, 19 de abril de 2017

Don Italo Rangel



Don Ítalo Rangel Hidalgo de la Lectura.

Don Italo Rangel
Justamente este domingo 10 de abril de 2017, se está cumpliendo una centuria, del nacimiento de Don Ítalo Rangel, si viviera estaría cumpliendo un siglo.  Don Ítalo fue hijo del maestro Pedro Rangel, maestro se le consideraba por ser el carpintero del pueblo, fue un artesano un labrador de la madera al igual que San José y de María Esther Andara.

Nacido en la tierra del valle de Estibandá rodeado de las parcialidades indígenas Chachíes, Tirandáes   Chachique. Chaquimbúes  Mitisúes,  Chachúes, Marajabúes Timusúes,  Isnabús,  Cajui, Isnarunes,  Escacoyes,  Tirandáes  Carupúes y los Estiguates. Este valle se conoció en un tiempo como el burrero, lugar de progreso, punto de encuentro de distintos lugares para comerciar diversos productos de salida como de llegada siendo el transporte el asno.

Luego paso a llamarse Santiago de Trujillo, Santiago apóstol el guerrero, el peregrino, en este lugar fue creciendo Don Ítalo, en donde se fue encontrando, con los libros, para abrirlos y encontrarse con la luz como decía Cervantes quien más lee, más saber.
De hecho El Quijote fue una de sus lecturas favoritas, con ello y por supuesto con la Biblia, comprendida entre el viejo y nuevo testamento. En su biblioteca familiar, se encontraban los clásicos de la literatura venezolana no faltaban, las obras de Gallegos, Reinaldo Solar, la Trepadora, Canaima, Pobre Negro, Sobre la misma Tierra y ¡claro! que Doña Bárbara.

Con ello también, la memoria de la historia de Venezuela,  escrita por historiadores mayores de Venezuela, tanto de Venezuela siglo XIX, como XX. Fermín Toro, Rafael María Baralt, Juan Vicente González, Francisco González Guiñan. Mariano Picón Salas, Arturo Uslar Pietri, era característico ver de; Mario Briceño Iragorry Lecturas Venezolanas, verdaderamente  demostró, que fue un venezolanista y la prueba era su biblioteca. “Por la biblioteca lo conoceréis”.

Además, se conseguían los best sellers del momento como: Atrapado sin salida, Soy un delincuente, Cuatro Crímenes Cuatro Poderes, de Mármol León. También El Quinto Poder escrito por el padre Biaggi como repuesta y defensa de su caso. La Colección Guillet.

Don Ítalo se formó  en el área de administración y contaduría, producto los cursos por correspondencia a través de los manuales y el cartismo. En donde las academias quedaban el Caracas, el correo, el tiempo y el esfuerzo era el medio.

En sus ratos libres, era el peluquero de la familia, tejía capellanas para la fabricación de cotizas y alpargatas. Fue Juez de su pueblo, trabajo en la administración publica en el área de administración. En su matrimonio con Benilde Silva. Procreo diez hijos, de la cual con uno de ellos, vivió la amarga experiencia  de enterrarlo. Desde su morada santiagueña, con sencillez y humildad creo un hijo que se hizo Ministro de la Defensa, General en Jefe, hoy Gobernador. Don Ítalo el amigo eterno de la lectura.  Siempre en un encuentro con el libro.




País Portátil



País Portátil. Adriano González León.

País Portátil, es una memoria llena de cultura de un pueblo que se resiste a sepultar en absoluto su pasado, es un encuentro de distintos lugares e identidades, es un recorrido por la diversa y compleja geografía trujillana que interactúa  en primer lugar con su paisaje, con sus hombres y mujeres  que conforman el entorno social.

Con ello van implícito las creencias, la religión, los mitos, los cuentos, los espantos, los duendes, la ingenuidad, las malas intenciones de un pueblo que está sembrado en sus personajes y sus familias con presencia tradicional, que se resguarda en su palabra.

Adriano González León en esta novela conserva grandemente el lenguaje: “Ayer te vi en la puerta de las Méndez y no me mirastes .Yo no sé si te contaron algo. Dime que te contaron, porque las gentes son muy envidiosas y se interponen entre los que se aman” (2003:96).  Además muestra la presencia observadora de sus habitantes, que en el lenguaje cotidiano se le puede calificar como gente averiguadora.

Adriano juega con los tiempos  y los espacios, en lo local están desarrollado en Trujillo, en la primera parte del siglo XX. La política gira en torno al caudillismo, al general en jefe de la comarca. Mientras en el ambiente capitalino, la política está orientada hacia el socialismo marxista como la panacea de los problemas de un país en la década de   los sesenta que al final pasaría a hacer parte  del socialismo utópico.

Aquí persiste  una lucha comunista, socialista, capitalista y demócrata tratando de definir quién era el mejor. Fue parte de la bipolaridad  internacional en donde la izquierda se pronunciaba con mucha firmeza, especialmente en la clase universitaria, donde por lo general los jóvenes de la provincia se radicaban en la capital.

En País Portátil existe un recorrido por los pueblos trujillanos evocando sus nombres, sus orígenes indígenas de la cultura cuicas como: Jajó, Esnujaque, Durí, Boconó, Tostós, Estiguatis, Tuñame, La Bichú, Motatán. También de origen como; Trujillo, Valera, El Baño, El Alto, La Gran   Parada, Flor de Patria.

Al igual sucede con los nombres de los personajes entre ellos Bibiano Núñez, Ernestina, Eudocia, Filomena, Pacomio, Evencio, Amable Trino. Todo ello ampara un valor de identidad de los pueblos, hombres y mujeres, lugares de una región grande en su cultura, con esta novela se mantiene una presencia permanece en el tiempo.

Un provinciano trujillano llega a la gran ciudad Andrés Barazarte, en donde entra a un proceso revolucionario, que transforma en un líder que busaca una equidad soñada siempre camino a la utopía. País Portátil, en la vida nacional es considerada una clásico de la literatura venezolana.
Bibliografía.
GONZÁLEZ L., Adriano. País Portátil. Editorial Rayuela. Carcas. 2003.


Proclamación de la Heredad Boconó: Estancias y Vivencias



Proclamación de la Heredad Boconó: Estancias y Vivencias. Lourdes Dubuc de Isea.

 Proclamación de la Heredad, es un libro escrito por Doña Lourdes de Isea, son crónicas y microhistorias  locales elaboradas por una escritura aterciopelada, con delicadeza, de la elegancia y belleza de la autora. Es la narración  es estancias y vivencias partiendo desde la majestuosidad de su paisaje. 

Es una apología  a Boconó  y a Dios como cómplice de esta creación. Que es sencillamente grandiosa infinita e indeterminad como la filosofía  de  Anaximandro. Existen tantas frases hermosas, en donde se consiguen por ramilletes, los símiles, sinecdoques  y las metáforas elementos esenciales de la tropología de ahí se puede elaborar un código literario de memoria local.

Dice la autora en Boconó estuvo   por un tiempo mudada   la ciudad viajera de Trujillo, en donde recibió el nombre de Trujillo de Salamanca por los años de 1960 a 1563 aproximadamente. En ese mismo lugar y parada el Alcalde Don Diego de la Peña concede protección  a Juan Rodríguez Suárez, perseguidos por la autoridades de la Real Audiencia de Bogotá, por lo que se reconoce hoy día como el primer asilo de América. 

Boconó o Jokonó,  nombre de importante tribu Cuicas, también del río, incluso Doña Lourdes cita a Eusebio Baptista, en Canto al río Boconó quién en su imaginario dice que: “Alguien presume que sus aguas son hijas del llanto de las montañas al sentirse solas”. Para los bocones todas se desenvuelven en torno al río a sus aguas, se concibe que todo es agua como el principio filosófico de Tales de Mileto.

Ya que en su geografía, existen otros ríos, quebradas, cascadas, riachuelos, manantiales y lagunas que embellecen el paisaje, el Boconó y el Burate se encuentran, junto hacen un nuevo recorrido vía al llano y de ahí al Orinoco.

Boconó ha recibido a grandes visitantes entre ellos Bolívar, quién lo consideró como el jardín de Venezuela por sus bellas mujeres.  Pablo Neruda el poeta de amor. Cuando lo visitó dijo: “Tiempo y letra, florece en Boconó, entre las altas montañas y es una flor de papel alimentada por un substrato profundo de inquietud y cultura. ¿Cómo se mantiene tan alto?”.

Orlando Araujo, el autor de Compañeros de Viaje, creyó que Boconó es una utopía, una selección de amor en tierra y gente un lugar de refugio. Un aposento  de Venezuela donde no hay petróleo ni por dentro ni por fuera.  Proclamación de la  Heredad, es un compendio de frases hermosas de la tierra de los momoyes, que son sus protectores. Es un libro patrimonial de la tierra de San Alejo. Que viene acompañando y protegiendo desde hace mucho. El mejor recorrido y disfrute es su lectura.
Bibliografía.
DUBUC I. Lourdes. Proclamación de la Heredad. Boconó: Estancias y Vivencias. Ediciones Anauco. Boconó. 1998